José Antonio Feria nos escribe un artículo para nuestra sección de “Tu Opinión”. Si queréis hacer como él, podéis escribirnos, con vuestros datos, a redaccion@puertorealhoy.es.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Sí, las circunstancias han llevado a la Asociación de Labores Minerva a cerrar sus puertas de la calle después de más de 9 años realizando su labor divulgativa y formativa en esta Real Villa.

Circunstancias, como el Covis-19, que han mermado las arcas que esta asociación tenía y que se nutría de las cuotas de sus socias y de las actividades como la tómbola que todos los años suponían la independencia económica de esta Asociación.

Durante estos más de 20 años, esta asociación ha mejorado la vida de muchas mujeres que no tenían un lugar donde desarrollar su labores, viejas y modernas, y que con sus más de 30 talleres han intentado que labores antiguas no se perdieran y además ser un referente como asociación de mujeres en nuestra ciudad y fuera de la provincia.

La Asociación de Labores Minerva, además de ser un punto de encuentro y de participación entre sus socias en múltiples actividades, también siempre ha estado dispuesta a la colaboración con entidades privadas y públicas para que su sede se convirtiera en sitio donde se pudieran desarrollar estas actividades.

Esta Asociación ha servido como lugar de refugio y apoyo a muchas mujeres que, enclaustradas en sus casas, tenían la oportunidad cada tarde de acudir a Minerva para que durante 3 o 4 horas y dieran rienda suelta a su imaginación y manualidades que muchas tenían olvidadas, y que se complementaban con las charlas que entre ellas se establecían en cada taller. De aquí han salido verdaderas amigas que han unido Minerva y que hoy se rompen temporalmente por las circunstancias de maldito DINERO Y EL VIRUS.

La Asociación como tal se ha integrado plenamente, durante estos más de 20 años, en el tejido cultural y asociativo de Puerto Real, mediante actividades como el carnaval, exposiciones, cabalgatas y todo lo que ha supuesto no ser elitista si no integradoras.

Cuando nació esta Asociación nunca se pensó que se llegaría a este parón (no final) pero las circunstancias han OBLIGADO a realizarlo.

La otra circunstancia que han obligado a realizar este parón y salir de la sede es una palabra que se está poniendo de moda últimamente, LA USURA de muchos arrendadores que no miran quienes son los que alquilan y su función en la localidad y solo piensan en el MALDITO DINERO, y no se amoldan a las circunstancias que se derivan de este momento tan crítico para una Asociación sin ANIMO DE LUCRO, que se solo mantiene de las cuotas de sus socias. El arrendador, haciendo oídos sordos a las continuas demandas que desde Minerva le han solicitado, para que cada uno, en su lugar, se realizara un esfuerzo de ayuda y SOLIDARIDAD, la de esta asociación poder seguir en su sede en base a una forma de pago adecuada y flexible al momento, y de la otra parte (el dueño) la de atender dicha demanda no siendo sensible y adecuadas a las circunstancias.

Las personas que viven de la USURA tarde o temprano se irán a una caja de pino y por lo tanto los dineros y las fincas no entraran dentro y casi seguro que muy pocos le recordaran.

Cuando se ha dado la última vuelta a la llave para cerrar este lugar y dejar esta sede en la que durante 9 años ha vivido esta Asociación, se han mezclado varias cosas. De una mucha PENA y alguna que otra lágrima, y de otra RABIA por la forma de salir y de la poca sensibilidad del dueño en anteponer el DINERO a las CIRCUSNTANCIAS.

Una cosa si tiene clara la Asociación de Labores Minerva QUE VOLVERAN CON MÁS FUERZA, Y SERÁ GRACIAS A MUCHAS GENTES QUE CREEN EN ELLA , PORQUE LO QUE PERDURA SON LAS BUENAS ACCIONES NO LAS MALAS.

VIVA LA ASOCIACION DE LABORES MINERVA

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD