Día grande de la Semana de Pasión en La Villa con las salidas procesionales de la Hermandad del Medinaceli y la Hermandad del Nazareno, que congregaron a centenares de puertorrealeños en el centro histórico de la ciudad.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El Jueves Santo dio comienzo a las 19.00 h. en la Parroquia de María Auxiliadora, que tras el Sábado de Pasión, abría de nuevo sus puertas para el comienzo de la estación de penitencia de Nuestro Padre Jesús Cautivo y María Santísima de la Trinidad.

20170414_jueves_santo_medinaceli_trinidad_15

Con gran expectación, María Santísima de la Trinidad salía a las calles de Puerto Real por primera vez junto a Jesús de Medinaceli, dando muestras un año más del continuo crecimiento de la Hermandad y completando el recorrido más extenso de las procesiones locales.

20170414_jueves_santo_medinaceli_trinidad_16

A las 1.30 h. del ya Viernes Santo entró en su Templo María Santísima de la Trinidad, minutos después de que Jesús de Medinaceli hiciese lo propio ante la mirada de sus fieles en la Plaza María Auxiliadora.

20170414_jueves_santo_medinaceli_trinidad_11

A las 21.00 h. era la Prioral de San Sebastián la que acogía la salida de Nuestro Padre Jesús Nazareno y María Santísima del Mayor Dolor, que como suele ser habitual, era numerosa tanto en público asistente como en Hermanos junto a la misma.

20170414_jueves_santo_nazareno_mayor_dolor_13

Con la gran novedad del acompañamiento musical en el Paso de Misterio, siendo la Banda de Cornetas y Tambores Humildad y Paciencia de Chiclana la encargada de ello, Nuestro Padre Jesús Nazareno se iba abriendo paso ante la devota mirada de los puertorrealeños en las calles del centro de la ciudad.

Un camino que era seguido por María Santísima del Mayor Dolor y que propició que, en la calle Soledad antes del paso por Carrera Oficial, se encontraran ambas Hermandades del Jueves Santo de Puerto Real.

20170414_jueves_santo_nazareno_mayor_dolor_11

A las 2.25 h. finalizaba la Hermandad del Nazareno su salida procesional en su Templo, en una Prioral de San Sebastián en la que era prácticamente imposible encontrar sitio y donde se cerró, un año más, un gran Jueves Santo en La Villa.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD