Me quedé mirando al techo sin hablar dejando pasar el tiempo lentamente. Me mantuve horas en silencio meditando un artículo que causara impresión, que fuera valorado y no lo encontré. Más tarde me decidí a improvisar, presentar cualquier cosa confiando en la marca. Siempre pensando en que las palmadas en la espalda me auparían al éxito evidente. Yo no soy uno más, soy el líder que ganará la confianza de su pueblo.

Ya decía José Antonio Hernández, catedrático de la UCA, que la confianza ni se da ni se solicita, se inspira. Los partidos van, como cada cuatro años, tarde y mal a la hora de presentar candidatos. Llegar y besar el santo nunca ha sido posible en este pueblo. Maribel se lo curró a sangre y fuego para estar donde está, aguantó los desaires de Barroso y hoy somete a la oposición a la dureza de la indiferencia.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Si algo se de marketing es que posicionar una marca en el mercado no es cosa de cuatro carteles y siete bolígrafos. ¿A qué estáis esperando? Los partidos de la oposición no tienen aún candidatos firmes, y lo que es peor, no hay figuras fuertes en PSOE, PP e IU que lleven el bastón de mando y pongan cara a un posible cabeza para las municipales de 2015.

No hay gente. No hagáis ese gesto de incredulidad con la cara. No tenéis a nadie capaz de hacer frente a Maribel Peinado, una mujer con el carisma y la capacidad de volver a meterse al pueblo entero en el bolsillo. Quizá es el momento de plantear el camino como oposición o tirar la toalla como han ido haciendo los líderes de PP e IU durante la legislatura. Hay que ser valientes.

Sin duda el camino más serio como oposición lo ha marcado Equo-Los Verdes. La constancia, al final, tiene su recompensa. Iván Canca y Enrique Vite han conseguido motivar a la gente, seguir en la lucha de forma continua y lo que es más importante; han predicado con el ejemplo cada día.

Si PP, PSOE e IU no mueven ficha pronto, su terreno será ocupado por Podemos. La formación de Pablo Iglesias viene empujando fuerte. Las últimas asambleas en El Porvenir han congregado a más gente de la esperada y su política es más cercana a la del resto de partidos.

Diez meses y aún no hay caras ligadas a los partidos. Cualquier publicista diría que el primero que mueva ficha podría sacar mayor tajada. Cuestión de mercado. Aquí tú y yo, que somos ciudadanos, no tenemos nada que decir, aquí quienes tienen que señalar con el dedo y exigir son los militantes, esos que solo aparecen cada cuatro años por la sede del partido para ver si rascan algún cargo de confianza.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD