Los vecinos de las zonas rurales de Puerto Real, que comprenden las barriadas de Barrio Jarana, La Chacona, Meadero de la Reina y El Marquesado, han visto como, una jornada más, el transporte urbano ha vuelto a dejar en tierra a los pequeños en su traslado a la Escuela Infantil “El Marquesado”.

Alrededor de las ocho y media de la mañana, el vehículo de la compañía AULA, empresa que ganó el concurso del transporte escolar recientemente, llegaba a la parada con un fuerte olor a combustible. Un olor que ya venía del día anterior, y que obligó a las madres a desalojar a los alumnos por precaución. Los menores, posteriormente, tuvieron que esperar hasta prácticamente las once de la mañana para poder ser trasladados en otro vehículo de la compañía.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Este es un nuevo caso del mal servicio que la empresa AULA sigue dando a las familias de las zonas rurales de Puerto Real. Durante toda la mañana, efectivos de la Policía Local, así como el Concejal de Educación, Juan Antonio Montilla, estuvieron pendientes de la evolución de la situación, hasta evaluar la posibilidad de hacer llegar a los pequeños en los patrulleros al centro.

Tardanza en el servicio, mal estado del vehículo, y demás son algunas de las demandas de las familias durante estos tres últimos años, a las que hay que unir también una denuncia ante la Policía Local de Puerto Real por este caso.

“Nos negamos a montar a los niños”

“Ayer cuando el autobús llegó a la parada ya venía oliendo a gasoil. Los niños llegaron al colegio con la ropa oliendo a gasoil, con dolores de cabeza…”, señalaba Lupe García, madre afectada de la Escuela Infantil “El Marquesado” a Puerto Real Hoy.

García reconoció haber puesto quejas y reclamaciones ante la empresa AULA, con sede en Badajoz, antes del último incidente ocurrido este jueves. “Llamamos a todas las madres para que no montaran a sus hijos en las siguientes paradas. La empresa le dijo a la empresa de la monitora que se subiera al autobús y siguiera la ruta. Hablamos de niños de tres y cuatro años, con lo cual la monitora se niega”, recuerda.

Esta afectada culpa a la empresa de mandar “a las malas” un autobús después de que “los niños tuvieran que desayunar en la parada de autobús” hasta pasadas las once de la mañana, cuando apareció un nuevo vehículo. “Hemos llamado a Badajoz, para que nos mandaran un autobús. Hay padres que se han cogido el día libre porque no tienen con quien dejar a los niños. Queremos una solución ya. Una tomadura de pelo. Una falta de respeto y no puede seguir así. Nos negamos a montar a los niños en el autobús en estas condiciones”, insiste.

Lupe García recuerda que la Junta de Andalucía “dice poco, por no decir nada” en este asunto. “De momento nadie nos echa cuenta. Se ponen las incidencias, y ni respuestas ni nada por parte de Delegación”, comenta. “Nos sorprende una barbaridad”, comenta a la hora de recordar el reciente concierto ganado por la empresa. “No queremos esta empresa. Durante tres año lleva dando problemas constantemente. He perdido la cuenta de los partes de incidencia que tenemos puestos. La última incidencia fue en Noviembre, y estaban guardando las espaldas por el contrato. Ahora renuevan y ya les da igual todo”, añade.

García insistió en que harán “todo lo que haga falta” para revertir la situación. “No se van a montar. Nos están dando coba y nos están tomando el pelo. Nos vamos a presentar en Delegación y haremos todo lo que tengamos que hacer para que otra empresa coja el transporte de los niños”, finaliza.

 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD