El rector de la Universidad de Cádiz, Francisco Piniella, ha presidido la festividad de Santo Tomás de Aquino con el solemne acto de Investidura de nuevos Doctores en la Escuela Superior de Ingeniería en el Campus de Puerto Real, con la presencia del Claustro, autoridades, comunidad universitaria, familiares y público en general.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El catedrático de Derecho Público de la UCA, José Justo Megías Quirós, ha impartido la conferencia magistral, titulada De la dignidad a los derechos: una historia de romanos.

Un total de 44 investigadores en formación de la UCA se han investido doctoras y doctores en el marco conmemorativo del 40º aniversario de la constitución de la Universidad de Cádiz. Forman parte del casi centenar de estudiantes que aprobaron este grado académico en el curso 2018/2019.

En nombre de los nuevos doctores ha intervenido Juan Manuel Núñez Lozano (Ciencias de la Educación). En su alocución ha tenido presente a sus familias, profesorado, tutores y a la Universidad de Cádiz como institución. Un “largo y arduo camino”, que ya “nadie nos lo puede quitar”, para aprovechar una oportunidad de “proceso de crecimiento personal y profesional”.

El catedrático José Justo Megías, en su conferencia magistral ha hablado de dignidad, de su evolución relacionada como estatus social adquirido por alguien y no como algo intrínseco a la persona. Los “Derechos humanos se fundamentan en la dignidad de las personas que tenemos desde que nacemos hasta que morimos y la carencia de cada uno de ellos afecta a la dignidad de las personas”. Sin embargo, “hubo que esperar hasta la segunda mitad del siglo XX para su promulgación, pero tienen su origen en Roma”. En su intervención, trató de las primeras apariciones del concepto de dignidad, a través de filósofos, políticos y jurídicos en esta época como Aristóteles, Cicerón, Séneca, Marco Aurelio o Paulo, entre otros; y desde tres niveles: filosófico, jurídico y socioeconómico. Los estoicos vislumbran la “dignitas” como condición de toda persona, pero no fue hasta el siglo III cuando aparece como término jurídico.

El rector de la UCA les ha dado la enhorabuena y la bienvenida al Claustro. Ha explicado que “somos lo que somos y hacemos lo que hacemos precisamente para llegar a momentos como éste y afirmar que, en buena medida, hemos respondido con acierto a la responsabilidad que se espera de nosotros. Hemos logrado que en este curso pasado, 99 estudiantes de la UCA se doctoren y alcancen, de esta manera, el grado académico más elevado: 52 nuevas doctoras y 47 nuevos doctores”. De las que, ha recalcado, 47 tuvieron mención internacional.

Este acto protocolario universitario, dignifica aún más su trabajo, la investigación, según sus palabras, es “un trabajo de largo recorrido, en muchas ocasiones en silencio y no siempre con el reconocimiento aparente de la sociedad”. Sin embargo, además de tener una utilidad directa para el ámbito docente y científico, Piniella ha aportado datos de una encuesta de inserción laboral realizada entre casi 5.000 doctores y doctoras, de la que se extrae que “un 46% de los doctores son contratados en empresas” y que la formación recibida durante el doctorando (relación con otros investigadores y participación en seminarios y congresos) mejoran las competencias y, por lo tanto, la empleabilidad. A esto, ha añadido que la Encuesta de Población Activa sitúa en un 90% el porcentaje de empleo en las personas con doctorado.

Por tanto, ha concluido con la puesta en valor de la institución: “la universidad pública es un instrumento social, sin duda, de excelente validez. Una sociedad que se estime eficiente y avanzada tiene que invertir en la generación del conocimiento, en la investigación, en la transferencia, en la educación superior”. Ha aprovechado para hacer un llamamiento a los gobernantes en este camino, donde “la ciencia y la universidad deben navegar juntas y, aunque existan dos ministerios, ambos deben estar coordinados y apostando por mayores recursos para nuestros investigadores. Porque, a pesar de las luces de los datos anteriormente señalados, la situación también tiene sus sombras”.

En este sentido, ha señalado la precariedad laboral de la investigación y la emigración de su capital humano a otros países. “Mientras Estados Unidos sitúa la inversión en I+D+i en el 2,83% y la media de la UE supera el 2%, en nuestro país los presupuestos públicos para ciencia y tecnología apenas alcanzan el 1,5%”, ha recordado.

Refuerzo en investigación

Desde la UCA, para combatir esta falta de recursos, su rector ha anunciado que se ha creado un órgano asesor a la gestión de la investigación con un plan piloto con cerca de 40 proyectos para optimizar su funcionamiento, y se ha habilitado tres nuevas plataformas de gestión para la autorización de contratos OTRI, gestión de licencias o, próximamente, de certificación de méritos del PDI. Y, “hemos permitido por primera vez a los profesores sustitutos interinos formar parte del equipo de investigación de los proyectos del Plan Estatal. El objetivo es estabilizar el PSI que demuestre su calidad científica, incorporando a la plantilla de la UCA a quienes logren su acreditación”.

Además, de medidas e incentivos en el Plan Propio de Investigación para la financiación de proyectos emergentes y ayudas a la publicación de sus resultados, la creación en el Campus Bahía de Algeciras de una Dirección General de I+D+i, continuar con programas especializados en todas las áreas de conocimiento desde EDUCA y EIDEMAR, así como reimpulsar la labor del Campus de Excelencia Internacional Global del Mar (CEI·MAR) con proyectos como Iteazul y afianzar el liderazgo del proyecto de la Universidad Europea de los Mares (SEA-EU), que “nos ha colocado, desde el sur y desde Cádiz, en la proa de la construcción del mapa universitario europeo del futuro”.

El rector de la Universidad de Cádiz ha finalizado con una mención al aniversario de su nacimiento, ya que “sois nuestro mayor estímulo en estos 40 años que llevamos creciendo, mejorando, estrechando lazos con todas las instituciones, empresas y agentes sociales, sirviendo a la sociedad y transfiriendo conocimiento”.

Presencia de Elena Amaya

Invitada por el Rector de la Universidad de Cádiz, Francisco Piniella, la alcaldesa de la ciudad, Elena Amaya,  ha asistido este mediodía al Acto Solemne de Investidura de Doctores que se ha desarrollado en el Salón de Actos de la Escuela Superior de Ingeniería en el Campus de Puerto Real.

La regidora local ha sido testigo de la emoción que este tipo de actos supone para profesorado, estudiantes y familiares mostrando su satisfacción por disponer en la ciudad de un Campus Universitario como el que se asienta en el Río san Pedro.

FUENTE: UCA / Ayto. de Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD