El delegado de la Junta en Cádiz, Fernando López Gil, ha pedido “prudencia” en el caso de la planta de Redelsur en los antiguos terrenos de Delphi, donde hay una investigación con expedientes abiertos. Ha asegurado que “en los próximos días depuraremos responsabilidades hasta las últimas personas que tengan responsabilidad”, ya que “en este asunto es en lo que está la Junta con la Guardia Civil”.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

En declaraciones a los periodistas, López Gil ha recordado que hay un expediente que sigue su curso y por otra parte está el expediente sancionador. En este sentido, según fuentes de la Junta, la empresa podría enfrentarse a sanciones que rondan los cuatro millones de euros, lo cual se determinará una vez esté resuelto el mencionado expediente.

El delegado de la Junta ha asegurado que “hemos sido colaboradores desde el primer momento con la Guardia Civil en la investigación de las denuncias que nos llegaban en relación con Redelsur y somos muy prudentes con esa investigación”.

En este sentido, ha manifestado que “en principio, las pruebas son evidentes y han llevado a que la Guardia Civil precinte la instalación”. “Lo que queremos es que no se vuelva a producir y que se sancione a la empresa si se demuestra que eso es como está en el expediente”, ha señalado.

En cuanto a la alegación de la empresa diciendo que la situación era anterior a su llegada, López Gil ha manifestado que “desde hace varias semanas se está haciendo esa investigación por parte de los técnicos, pero en cualquier caso se dan dos situaciones diferentes, una la que ha ocurrido en este momento y otra la que pudo ocurrir en el momento previo a la investigación”.

FUENTE: EP

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD