Desde la agrupación izquierdista aseguran que “se nos demanda una nueva forma de hacer política más allá de las palabras”. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El pasado lunes tuvo lugar la primera de las Asambleas que Izquierda Unida dedicará a la valoración de resultados electorales y a su posicionamiento en el próximo pleno de investidura.

En primer lugar, nos merece una seria reflexión el elevado porcentaje de abstención registrado,  que parece el gran olvidado en las valoraciones y cálculos electorales.

En cuanto a los resultados obtenidos por las distintas formaciones, resulta significativa la desaparición del PP y la incorporación de la marca Podemos  al espacio municipal. El PA queda incapacitado para gobernar en solitario mientras que suben ligeramente EQUO y PSOE.

Con referencia a nuestra formación, con todos los elementos en contra, ha mantenido su presencia contra todos los pronósticos ajenos y lo que es más significativo, ha salido reforzada de la campaña electoral.

El mapa político resultante de la voluntad del pueblo, sin mayoría suficiente en ninguno de las casos obliga a las formaciones más votadas a debatir para generar alianzas que posibiliten un buen gobierno.

En este contexto, la representación otorgada a Izquierda Unida es modesta y se limita a un concejal, José Alfaro, que cumplirá su cometido con honestidad, dignidad y respeto, trabajando incansablemente por las necesidades del pueblo, desde la representatividad que se nos ha dado y que agradecemos profundamente.

En Izquierda Unida entendemos  las dificultades de tener que hacer frente  situaciones nuevas pero también sabemos que la precipitación, tanto en los actos como en las declaraciones  no facilitan  las soluciones y, en lo que nos pudiera afectar,  nadie debe hacer cuentas con Izquierda Unida, sin contar con la opinión de izquierda Unida.

Entendemos que corresponde a las organizaciones más votadas iniciar una ronda de contactos con las distintas fuerzas para analizar con seriedad y mesura las posibilidades de formar gobierno.

A estos efectos, la Asamblea Local de Izquierda Unida ha dispuesto la formación de una comisión para atender a las conversaciones que se nos proponen y un Consejo Local Provisional como equipo de trabajo de nuestro representante electo, José Alfaro. Izquierda unida asistirá  a las conversaciones con otras formaciones, escuchará las ideas, programas y proyectos, analizará las diferencias y las afinidades en cuanto a nuestro  modelo de ciudad, sin más expectativa que buscar lo mejor para Puerto Real.

Nuestra formación se presentó a las elecciones para desalojar las políticas de derechas de las instituciones, no para ser muleta de nadie ni para mercadear puestos o beneficios propios.

Actuaremos con los votos que se nos han dado y  multiplicaremos su valor con nuestro esfuerzo, ni más ni menos.

FUENTE: IU Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD