La borrasca Félix, que ha dejado un severo temporal marítimo en casi toda España la semana pasada, se aleja de las costas aunque a partir del miércoles la llegada de Gisele, otra tormenta profunda, volverá a dejar vientos huracanados, intenso oleaje y precipitaciones.

La borrasca es, de momento, bastante profunda y ya está dejando avisos generalizados para ese día, ha avanzado a EFE, Delia Gutiérrez, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología(Aemet) para avanzar que mañana será un día de transición antes del miércoles, día de la llegada de Gisele.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

En cuanto a la trayectoria de la borrasca, Gutiérrez ha subrayado que será muy similar a la última, por lo que previsiblemente alcanzará la península por el oeste peninsular, aunque el cuerpo de la borrasca terminará afectando a todo el país y se alargará hasta el fin de semana.

“Pegará más de lleno en la costa atlántica, mientras que la cantábrica y la mediterránea quedarán más refugiadas de los efectos”, ha señalado la portavoz.

El miércoles, con 32 provincias, por ahora con aviso naranja o amarillo por lluvias, viento y oleaje, se prevé que sea el día más fuerte mientras que el jueves y viernes, aunque toda la península seguirá de manera muy clara bajo la influencia de la borrasca, los pronósticos anuncian menor intensidad.

FUENTE: EFE

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD