Lo que la semana pasada oías mientras te hacías la prepotente eran los gritos de vuestra vergüenza. Mientras esperabas a pies quietos en la acera de la calle Soledad, los trabajadores que vuestro partido ha dejado en la cuneta os retrataban. Eso es lo que sois, la vergüenza de la provincia del paro.

Sí, es a ti Elena Amaya. Luego los socialistas os preguntaréis del porqué del batacazo electoral. Los resultados son heredados de una política vacía, plagada de promesas incumplidas con Puerto Real y sus ciudadanos. El martes pasado se os podía haber caído la cara de vergüenza antes de recibir a Irene García como si fuera un dios redentor. Tú o alguno de tu lista debió haberse acercado a las decenas de personas con hogar, familia, hijos y necesidades, que estaban reclamando atención en tu puesta de largo.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Tú no sabes qué significa empatía. Si de verdad levantas la izquierda con el pecho, te debe de doler la injusticia. Tanto, como nos duele a nosotros verla desde el mismo lado que lo ven los trabajadores que el martes levantaban la voz.

No, estabas equivocada. El periodismo no está para tocar palmas. Para apoyar proyectos o teorías a sabiendas que no se van a cumplir. Esta web es libre; libre de intereses políticos y empresariales. Aquí no se vende el voto; se justifica. En PuertoRealHoy no somos de derechas, ni de izquierdas, ni nacionalistas andaluces. Aquí somos de la gente que lo pasa mal. Somos de las personas que quieren decir algo. Sean trabajadores desahuciados o ciudadanos.

En PuertoRealHoy no tenemos odio, ni rencor a nadie, en este periódico tenemos algo que muchos no alcanzáis a tener: dignidad. A los que nos acusan de partidistas, de sectarios y manipuladores les decimos que lo nuestro es periodismo. Periodismo en todos sus géneros. No somos Podemos, aunque nuestros argumentos puedan con todos vosotros.

Y desde este editorial pedimos y exigimos el cumplimiento de las promesas, de los acuerdos firmados. Nos unimos al grito del martes ¡Delphi solución!

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD