La denuncia interpuesta por el Partido Andalucista a Antonio Romero, Alcalde de Puerto Real, por la demora del desahucio de la Casa Club de VillaNueva Golf ha sido archivada por la jueza. “La cuestión es intentar que la población crea que nosotros somos iguales que ellos, y eso es imposible”, aseguró Romero.

Los intentos del Partido Andalucista de empañar la gestión  del equipo de gobierno municipal, querellándose contra el alcalde por aplazar tres meses el desahucio de la Casa Club del campo de golf, han quedado frustrados. Antonio Romero conoció ayer el sobreseimiento de esta causa, ya que la juez no encuentra delito alguno en la actuación que originó esta querella.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

La acusación del Partido Andalucista, nada menos que de prevaricación, alegaba que el alcalde había retrasado tres meses la ejecución del desahucio de esta Casa Club, un desahucio que se dictaba tras 10 años de ocupación de un terreno sin regularizar.

No obstante, y según consta en el auto de la juez, “no concurren los requisitos necesarios para la apreciación de tipo penal de prevaricación”. Tal y como señaló Antonio Romero cuando acudió al Juzgado a declarar por este caso, el Pleno aprobó por mayoría el aplazamiento de la ejecución, que además contaba con los preceptivos informes jurídicos y técnicos, por lo que no fue una decisión arbitraria que causara una injusticia manifiesta al interés público.

Así también, el Juzgado ha entendido perfectamente que después de diez años (desde 2005) que la Casa Club estaba siendo ocupada de manera irregular, el hecho de demorar tres meses su desalojo no producía perjuicio alguno a la ciudadanía ni al Ayuntamiento, comprendiendo que era más razonable hacerlo de forma ordenada. Prueba de ello es que la propia empresa entregó voluntariamente el terreno el 3 de marzo de 2016.

Para el alcalde “la cuestión de fondo no es que el Partido Andalucista quiera garantizar la legalidad en el Ayuntamiento, eso sería poco menos que ridículo: la cuestión es intentar que la población crea que nosotros somos iguales que ellos, pero eso es imposible porque la insolencia política de este grupo no tiene comparación”.

“Lo único consiguen con estas acciones es hacernos perder el tiempo, malgastando recursos públicos humanos y materiales que deben estar al servicio de la gente y no de los intereses de un grupo. Afortunadamente, esta actitud es minoritaria en la Corporación, y estamos gobernando llegando a acuerdos o dirimiendo con diálogo nuestras diferencias políticas, y no interponiendo querellas, que no llegan a ningún sitio”, añade Romero.

“En cualquier caso, ha quedado demostrado que no tenemos interés personal ninguno en estar al frente del Ayuntamiento, y de ello dan fe no sólo nuestra gestión administrativa, sino nuestra vocación política, que demostramos todos los días, con mayor o menor acierto, pero siempre pensando en que hay otra forma de liderar las instituciones, pensando en el bien común y en el interés público para lograr mejorar la vida de la gente”, finalizó.

FUENTE: Ayto. de Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD