Cosas de la luna, la próxima semana santa llegará 14 días antes de lo que lo hizo, la que ayer mismo se marchó con el repicar de las campanas de San Sebastian anunciando la resurrección.

Podría causar alegría y esperanza el que vuelva antes de lo previsto. Pero no podemos dejar de mirar atrás y ver que serán 14 días menos los que tendremos para soliviantar aquello que no salió como debía.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Tendremos 14 días menos para recordar que las vísperas están ahí, que hay que disfrutarlas y vivirlas … pero que el estar fuera de los siete días de pasión y gloria no es un recibo en blanco para convertir una procesión en un folclore al que sólo le faltan farolillos.

Tendremos 14 días menos para lanzarnos a la calle y anunciar que nuestras Hermandades están vivas y que muesta de ello dan sus hermanos de fila, que ven el fruto del trabajo del año formando parte de los cortejos, realizando estación de penitencia. Que no hay que olvidarlo, se sale a hacer estación de penitencia.

Tendremos 14 días menos para ir a recoger nuestro abono de carrera oficial, montando una bulla como si de un corralito bancario se tratara, exigiendo a bajo precio un servicio que no dan ni en la Campana. Dentro de esos 14 días menos para el abono, también los restaremos a la paciencia y control que tenemos que hacer los que tenemos nuestro palco y diariamente debemos sacar a gente de ellos, con cortesía y palabras modélicas, con el único fin de evitar un más que seguro revuelo y abroncamiento por parte de los invasores de sillas, que no son pocos, como tampoco son pocas sus excusas y malos modos.

Tendremos 14 días menos para confeccionar calendarios de actos, cultos y funciones, intentando no pisar los actos de los demás, por lo menos se intenta, a veces con poco empeño, pero se intenta.

Tendremos 14 días menos para elegir los días en los que estaremos por Puerto Real y cuales fuera. Eso sí, buscaremos la fórmula correcta para anunciar que hay que estar aquí, aunque amanezca la mañana y ya tengamos en el bolsillo los 7,25 euros del peaje. Eso sí, que no falte el “que tengáis una buena salida” …. “que yo no lo pienso ver”.

Tendremos 14 días menos para darnos cuenta de que las puertas, si las cerramos durante el año, al final cuando la abres ya las oportunidades pasaron, porque uno se cansa de pasar y verla cerrada, que luego ya se sabe, huele un poquito a “viejuno”.

Tendremos 14 días menos para buscar empréstitos que ¡oh! magnifiquen nuestra puesta en escena, aunque detrás no haya reparto del que tirar para completar la verdadera naturaleza de esto. Que no lo olvidemos, es dar culto a Dios y su Santísima Madre.

En fin, que esto se acaba de ir, pero en menos que queramos darnos cuenta ya está aquí, porque si no seguimos adelante y cerramos, cuando se nos viene encima no tenemos con qué tirar adelante. Total, que hay 14 días menos y mucho trabajo por hacer.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD