Antonio Domínguez es un vecino de Puerto Real, amante de los árboles, que, viendo el estado de decadencia del ombú, se dedicó a recopilar varias semillas del ejemplar para sembrarlo en su casa y, de paso, hacerle un seguimiento personal a la germinación y los primeros cuidados necesarios para devolverle a su ciudad el patrimonio natural perdido.

Por ello, Maribel Peinado ha mantenido un encuentro con Antonio Domínguez, que tomó la iniciativa de recopilar semillas del Ombú y plantarlas en su campo para con una delicadeza fuera de lo normal asegurar la germinación y el crecimiento de nuevas especies “hijas” de la que por desgracia terminó perdiéndose en La Cachucha.

Este puertorrealeño, amante de los árboles, ha conseguido tras más de un año y medio de cuidados y dedicación, 12 nuevos árboles que provienen del Ombú de la Cachucha y que ahora quiere regalar a la ciudad para que esta especie natural tan simbólica no deje de formar parte de nuestro patrimonio natural.

Maribel Peinado, Vicepresidenta de la Diputación de la Cádiz y responsable del área de Desarrollo Sostenible donde se enmarcan los servicios de Jardinería y la gestión de los viveros provinciales ha recibido a Antonio Domínguez y ha conocido de forma personal el proyecto de reincorporación de esta especie que el puertorrealeño pretende como aumento del patrimonio natural de la ciudad y como recompensa a la pérdida simbólica que para muchos ciudadanos ha supuesto la muerte del árbol de la Bella Sombra de La Cachucha.

Antonio ha informado que de los doce árboles que ha conseguido hacer crecer uno ya se ha plantado en el recinto de la factoría Airbus y otro en el interior de la Escuela Las Canteras.

De los 10 restantes, que ya miden más de un metro de altura, dos serán donados a los viveros provinciales de la Diputación, gracias al acuerdo alcanzado con Maribel Peinado para que sean los técnicos del ente provincial quienes sigan tratando esta especie. Y el resto pretende donarlos al Ayuntamiento de Puerto Real, aunque Antonio aún no ha conseguido una respuesta del equipo de Gobierno a su petición de reunión encaminada a gestionar dichas donaciones.

“Hay que aplaudir y destacar la labor que ha realizado Antonio, en lugar de criticar y de apenarse por la pérdida del Ombú tomó la decisión de replantar con sus semillas nuevos árboles para recuperarlos y donarlos en un futuro a su ciudad. Además lo ha hecho de un modo responsable y sin pretender publicidad ni notoriedad hasta que, pasado más de un año y medio, los árboles ya son una realidad”, comenta Maribel Peinado.

Antonio ha elaborado un álbum fotográfico paso a paso del proceso para documentar el origen de las semillas, el proceso de germinación y el evolutivo crecimiento de los 12 árboles. Todo el coste de transportes, abono, replantaciones, macetas, riego y nutrientes han corrido por parte del puertorrealeño que tenía un empeño especial por sacar este objetivo adelante.

En paralelo a este bonito proyecto, Antonio Domínguez le ha trasladado a Maribel Peinado que se encuentra elaborando la información documental necesaria para realizar una publicación que aglutine todas las especies arbóreas que existen en Puerto Real, una especie de inventario del patrimonio arbóreo puertorrealeño.

FUENTE: PA Puerto Real