Navantia espera que en un plazo de tres meses se anuncie si ha resultado adjudicataria del diseño de cuatro portaeronaves para la India, en un concurso en el que se encuentra ya en la “lista corta” de aspirantes seleccionados.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

El presidente de la empresa pública Navantia, Esteban García Vilasánchez, que ha participado en la jornada “Cómo avanzar a través de la innovación”, ha comentado a los medios de comunicación que éste, junto a la próxima adjudicación del contrato para hacer nueve fragatas en Australia, es uno de los proyectos más inmediatos de la empresa pública.

En el caso de las cuatro portaeronaves para la India, que se construirán en ese país, Navantia compite con la francesa Naval Group, el nuevo nombre de DCNS.

Precisamente con DCNS, Navantia consiguió en 2005 un contrato para la construcción de seis submarinos del tipo Scorpene para la Marina de la India por un importe de 1.200 millones de euros.

Además, Navantia también está en la “lista corta” de las compañías seleccionadas para la adjudicación de un programa para el diseño y construcción de nueve fragatas para la Armada australiana, cuyo contrato se firmaría durante este 2018 y que se empezarían a construir en 2020 en territorio australiano.

En este caso, la empresa española compite con la italiana Fincantieri y la inglesa British Aerospace (BAE) por un contrato que asciende a 35.000 millones de dólares australianos (unos 22.895 millones de euros) y la intención del Gobierno australiano es adjudicarlo a un único competidor.

Este proyecto de las futuras fragatas representa el programa naval de superficie más relevante que va a acometer Australia en su historia y, en el caso de resultar ganadora, Navantia tendría asegurada su presencia y consolidación en ese país para los próximos 25 años, y con gran potencial para futuras oportunidades.

Por otra parte, a comienzos de diciembre pasado, el grupo naval Navantia, junto con sus socios Saab Australia y CEA Technologies, anunció que había presentado una oferta para optar al programa Canadian Surface Combatant (CSC), que contempla la construcción de quince fragatas para la Marina de Canadá.

La propuesta de Navantia se basa en la fragata F-105, construida para la Armada española, que ya se ha exportado a Noruega y Australia.

FUENTE: EFE

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD