El Colegio de Veterinarios de Cádiz se pronuncia sobre su labor en las colonias felinas


Tras la petición de las Asociaciones Animalistas con respecto a los Ayuntamientos para la mejora de la recogida de animales. El Colegio de Veterinarios de Cádiz se ha pronunciado al respecto.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Tras la aparición en este medio de comunicación de una noticia en la que se menciona al Colegio de Veterinarios de Cádiz y su labor con colonias felinas, esta institución quiere expresar las siguientes consideraciones:

  • El Colegio de Veterinarios de Cádiz considera que en el artículo se emiten multitud de afirmaciones que “no solo no son ciertas, sino que demuestran un claro desconocimiento de la Medicina Veterinaria”. Por este motivo, “para aportar la información necesaria ante la confusión que puede haberse generado entre la ciudadanía, la organización colegial basará su réplica en argumentos científicos y legales”.
  • El Colegio de Veterinarios de Cádiz realiza sus funciones “siempre al amparo de las leyes vigentes”. En el caso concreto que nos ocupa, y entre otras, cabe mencionar la Ley 44/2003, de 21 de noviembre, de Ordenación de Profesiones Sanitarias. En su artículo 6 dice: “corresponde a los Licenciados en Veterinaria el control de la higiene y de la tecnología en la producción y elaboración de alimentos de origen animal, así como la prevención y lucha contra las enfermedades animales, particularmente las zoonosis, y el desarrollo de las técnicas necesarias para evitar los riesgos que en el hombre pueden producir la vida animal y sus enfermedades”.
  • “No es cierto” que el Colegio de Veterinarios de Cádiz tenga “competencias autoatribuidas y asumidas por los Ayuntamientos de nuestra provincia” en relación a “la gestión de las colonias felinas”. El ICOV Cádiz “no tiene competencias atribuidas en el control de colonias felinas. Solo existe un convenio de colaboración entre el Colegio de Veterinarios de Cádiz, el Ayuntamiento de Cádiz, con la colaboración fundamental de la Sociedad Protectora de Animales ‘Kimba’ y Agadén -‘En tu ciudad, gatos sanos’-, que se desarrolla en la ciudad de Cádiz desde hace más de 11 años y que se ha demostrado como un protocolo eficaz para el control de la salud y la población de gatos callejeros en esta localidad (más de 1.100 gatos han sido atendidos en este tiempo). En el desarrollo de ese convenio, cada entidad participante desarrolla una labor igual de importante.
  • “El Colegio de Veterinarios de Cádiz está dispuesto a participar, colaborar, sugerir, en cuantos convenios similares, por sus medios y fines, se desarrollen en la provincia, siempre de acuerdo con sus funciones estatutarias, los intereses del colectivo profesional al que representa, la salud pública, el bienestar animal y la normativa vigente”. No obstante, recalca el ICOV Cádiz, “por el momento, solo existe convenio con el Ayuntamiento de Cádiz”. De igual manera, asegura que “actuará contra cualquier iniciativa en relación a la gestión de colonias felinas que supongan un riesgo para la salud y el bienestar de los animales, contravenga las leyes y suponga un perjuicio para el colectivo profesional veterinario”
  • En cuanto a los procedimientos, esta entidad colegial establece sus protocolos de actuación “de acuerdo a las recomendaciones emitidas por organizaciones profesionales veterinarias nacionales, internacionales, investigaciones científicas y artículos académicos, que mantienen a la Medicina Veterinaria en continuo avance y desarrollo. Son Gemfe -Grupo de Estudio de Medicina Felina en España-, Avepa -Asociación de Veterinarios de Pequeños Animales-, OCV – Organización Colegial Veterinaria-, WVA -World Veterinary Association, OIE -Organización Mundial de Sanidad Animal-, Facultades de Veterinaria, revistas científicas y demás, las que marcan las recomendaciones (que no “directrices”) hacia la labor que deben realizar los colegios y sus colegiados veterinarios en cuanto a las colonias felinas callejeras se refiere. Entre esas recomendaciones están: “contribuir a la solución de los problemas asociados a la presencia de colonias de gatos callejeros para mejorar su calidad de vida, reducir al máximo el impacto sobre la fauna salvaje y evitar el potencial riesgo sobre la salud pública”, tener formación en Medicina Poblacional Felina (hay diferencias considerables entre la medicina felina individual y la poblacional); establecer un protocolo de actuación en la colonia, etc…
  • El protocolo de actuación veterinaria seguido por el ICOV Cádiz sigue estas recomendaciones emitidas por estos diversos organismos, que establecen incluso, el orden de prioridad en función de los fondos disponibles: examen físico, esterilización y desparasitación, pruebas FeLV/FIV (virus de leucemia felina y virus de inmunodeficiencia felina) en casos dudosos y marcado con un corte en la oreja izquierda. Numerosos informes académicos señalan a los sistemas TNR (Captura-Castración-Liberación) como herramientas más importantes para el mantenimiento de la salud de los gatos callejeros, “debido a sus beneficios tanto para la salud del animal, como para el control de la población, por lo que la esterilización quirúrgica está más que justificada”, afirma el ICOV Cádiz. “Las pruebas frente a retrovirus solo se realizan en casos dudosos, mediante las técnicas más fiables, según los estudios comparativos, y siempre siguiendo las recomendaciones de publicaciones internacionales científicas de máxima fiabilidad”, asegura la organización.
  • En cuanto a los costes, hay que recordar que los colegiados veterinarios que participan en el convenio de Cádiz lo hacen de forma voluntaria. Solo son cubiertos los gastos de material quirúrgico. Cabe destacar que la normativa vigente regula que toda intervención quirúrgica animal debe ser realizada en clínica u hospital veterinario, dotado de una serie de equipamientos para hacer frente a posibles accidentes quirúrgicos (mesas de quirófano y auxiliares, luz de quirófano, Rayos X, equipo de analítica sanguínea, oxígeno, anestesia con gases, analgesia post operatoria, antibioterapia depot, varios juegos de instrumental esterilizado para reemplazar en caso de contaminación, personal quirúrgico…). El Colegio de Veterinarios de Cádiz enfatiza en que “todo ese equipo humano y técnico, sujeto al 21 por ciento de IVA, IRPF y seguros sociales de los trabajadores tiene un coste”. “Realizar estas actividades veterinarias por debajo de los costos sería poner en riesgo la salud del animal y por tanto, una forma de maltrato”.
  • “La eutanasia solo se practica en casos extremos para evitar un sufrimiento innecesario al animal, tal y como recomiendan numerosos estudios”. No obstante, hay que dejar claro que en Cádiz, en diez años, se pasó de 75 eutanasias en 2005 a solo 5 en 2015, “lo que para la organización colegial gaditana demuestra la mejora de la salud de la población felina en la ciudad”.

FUENTE: Colegio de Veterinarios de Cádiz.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Previous La Hermandad de La Borriquita celebrará su Eucaristía mensual el próximo viernes 28
Next Las Canteras muestra su descontento con el programa "Ciudad Amable"