El Ateneo Republicano responde a las críticas de UPyD y NNGG


El Ateneo Republicano de Puerto Real quiere expresar su profunda preocupación por las tendencias intolerantes que se deducen de las críticas a la exposición de viñetas en la biblioteca pública manifestadas por UPyD y las Nuevas Generaciones del PP.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

En primer lugar debemos recordar que la libertad de expresión, esencialmente, no reconoce límites ni puede decidirse por mayorías y minorías, ni por el grado de aceptación de las ideas reflejadas, ni por el espacio en el que se expresan.

Los espacios públicos, al contrario de lo que se afirma por algunos sectores intolerantes, deben albergar y posibilitar el ejercicio de este derecho fundamental y las autoridades públicas deben tutelarlo aun cuando no compartan las ideas expresadas.

Las bibliotecas públicas son el lugar idóneo para expresar la pluralidad de las ideas, la libertad de expresión es la esencia misma de una biblioteca. Biblioteca pública y censura son dos términos contradictorios. ¿Acaso deberíamos revisar todos los libros de la biblioteca para eliminar de ellos las críticas al orden establecido? ¿Debemos eliminar de la biblioteca todos aquellos libros que se opongan o critiquen el sistema monárquico, propongan cambios sociales o defiendan alternativas constitucionales?

Emprender el camino de la intolerancia y la censura, especialmente si nos referimos a una biblioteca pública, nos metería en un camino sin retorno a la barbarie. La historia nos ha dado sobradas lecciones en este sentido. Quienes por oportunismo o frivolidad alienten estas conductas deben saber que incurren en una seria irresponsabilidad cívica.

En cuanto a las viñetas, no dejan de ser expresiones gráficas que reflejan opiniones y solo una tiene que ver con la monarquía. En este sentido, animamos a la ciudadanía a que compruebe por sí misma.

Lo que es de lamentar es que los monárquicos se ofendan con la viñeta y no con las conductas reales que dieron lugar a ella así como a la abdicación de un rey y al procesamiento de una infanta.

En cualquier caso y afortunadamente para la humanidad, el mundo de las ideas es infinito; unas nos agradan y otras nos resultan molestas; unas tienen notoriedad y otras pasan desapercibidas pero todas, en principio, pueden ser objeto de difusión y de opinión. Todas las personas somos sujeto del derecho a la libertad de expresión y las autoridades públicas tienen la obligación de tutelar el ejercicio efectivo de ese derecho.

Esperamos que las personas que han pedido públicamente la retirada de las viñetas hagan una reflexión más profunda sobre el significado dela libertad de expresión como una conquista ciudadana y que comprendan que las ideas expresadas en las viñetas pueden ser objeto de opinión pero que la libertad de expresión, de principio, no puede estar sometida a censura o excluida de espacios públicos, o dejará de ser libertad.

FUENTE: Ateneo Republicano de Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Previous Mamalusa oferta nuevos talleres en noviembre
Next Gobierno y Junta rehabilitarán 100 viviendas en Puerto Real con 934.700 euros

4 Comments

  1. 7 de noviembre de 2015
    Responder

    No sé que tendrá que ver la velocidad con el tocino.

  2. 7 de noviembre de 2015
    Responder

    Buenas tardes , Señor Geraldo , dice un refrán popular, ” donde las dan, las toman”, se dice de la persona que recibe como pago aquello que ella misma propinó.
    Si se hace referencia al derecho de la libertad de expresión, que defino: ” medio para la libre difusión de ideas. La posibilidad del desacuerdo fomenta el avance de las artes , las ciencias y la auténtica participación política”.
    Hemos llegado al punto en que nos encontramos. Afortunadamente, usted como yo, podemos opinar y pensar lo que buenamente queramos. Obviamente ninguno de los dos vamos a cambiar nuestros pareceres por lo que aquí ambos escribamos, pero puede , que una tercera persona, que nos lea, constraste nuestras opiniones y saque , béndita sea , sus propias conclusiones. Aunque usted parece que lo tiene claro , ” menos mal que nadie les hace caso”. Y menos mal que la política es el arte de lo posible . Y termino diciéndole , Señor Geraldo , si me lo permite , con otro refrán , ya sabe la sabiduría del pueblo; ” donde menos se espera salta la liebre”.

  3. 7 de noviembre de 2015
    Responder

    La libertad de expresión, termina de ser libertad de expresión cuando empieza a humillar y vejar los sentimientos, creencias de las personas, o cuando lo hacen ante instituciones protegidas por la Ley, ley que nos hemos dado todos y cuyo cumplimiento es la base de todo estado de derecho y democracia que se precie. Cuando uno va a una biblioteca, puede elegir el libro que va a leer. Sin embargo esta exposición no tengo más remedio que verla sí o sí. No se critica que alguien pueda expresar su mal gusto, se critica que se haga en un espacio público y con ayuda de una institución pública, con dinero de todos los ciudadanos, los que comparten esas ideas y como en mi caso, los que no.
    Lo más hiriente, es que ese espacio es cruzado todos los días por menores, los cuales reciben ese tipo de opinión totalmente sesgada e interesada. La Corona habrá tenido fallos, pues son personas y como tales tienen debilidades. Cuando esas debilidades tienen visos delictivos, pues se les sienta en el banquillo como el caso de la infanta. Todo eso es buscar justificación donde no la hay.

  4. 5 de noviembre de 2015
    Responder

    Un grupúsculo de “señoritos” de ultraizquierda empeñados en decirnos a los demás lo que tenemos que hacer. Menos mal que nadie les hace caso ¡Que ingratos somos!
    …. y es que la libertad de expresión bien entendida debe ser la que “gozan” en Venezuela.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.