El alcalde de Puerto Real, Antonio Romero, y los restantes integrantes del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Puerto Real no asistirán al acto de inauguración del Puente de la Constitución de 1812.

Los argumentos para declinar la invitación del Ministerio de Fomento son los esgrimidos desde que se conoció la noticia: la exclusión absoluta de la ciudadanía “verdadera protagonista de la puesta en marcha del puente” en este acto. “Tal vez vaya, pero me quedaré detrás del cordón policial acompañando a mis vecinos”, ha declarado Antonio Romero.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

“No sólo hemos tenido que pagar la megalomanía del Partido Popular, sino que además nos hemos gastado 500 millones en una infraestructura que dista mucho de solucionar los problemas de movilidad de la Bahía de Cádiz, y ni siquiera se han analizado otras opciones más económicas y eficaces”, y pone un ejemplo del despilfarro que a su juicio supone: “para que los puertorrealeños lo sepan, ésa es la cantidad que se gastaría en ayudar a las familias con riesgo de exclusión en nuestra ciudad durante 73 años”.

Siendo ésta la opinión del gobierno local sobre la innecesariedad del puente, “si encima nos llaman con prisas aduciendo cuestiones protocolo, nos ningunean, cierran el puente a la población, organizan un acto para su mayor gloria y para hacerse fotos en la Bahía de Cádiz, con la situación económica por la que atravesamos, voy a sentirlo mucho por los que se sientan ofendidos, pero no voy a participar en esa pantomima”, concluye el alcalde, a quien han secundado todos sus compañeros.

Canca mostró su postura en Redes Sociales

Tampoco se quedó atrás el Concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Puerto Real, Iván Canca. A través de las redes sociales, el edil mostró su postura.

“Me han invitado a la inauguración del segundo puente, pero no iré. No pienso ejercer de palmero de los que gastan 500 millones de euros en una obra inútil.

Una obra que se ha ejecutado sin que se haya analizado con rigurosidad técnica la existencia de soluciones más económicas y eficaces al transporte en la Bahía de Cádiz. De hecho, si a cualquier experto en movilidad urbana le dieran 500 millones de euros para resolver los problemas de movilidad de la Bahía, seguramente lo último que haría sería el faraónico proyecto, que sin duda va a generar un efecto de inducción que aumentará el volumen de vehículos que entren en Cádiz, que ya está totalmente saturada de coches.

Se trata de una obra que no responde a ningún criterio técnico y que no beneficia a la ciudadanía, sino que responde a intereses partidistas y de una gran empresa que, como tantas veces ha ocurrido en nuestro Estado, se enriquece gracias a obras faraónicas e inútiles.

El coste del puente hipotecará sin duda por muchos años otro tipo de inversiones públicas mucho más necesarias para nuestra mancomunidad. Con 500 millones de euros bien empleados en favorecer a la pequeña y mediana empresa de la Bahía se hubieran generado miles de empleos.

También es necesario hacer una referencia a la hora de hablar de empleo de la ausencia de coordinación en el diseño del puente con las actividades de construcción naval de Navantia y las que se anuncian de fabricación de plataformas eólicas marinas. ¿No deberían haber contemplado nuestras autoridades la integración de la escasísima actividad industrial de la Bahía de Cádiz con esta desmesura de infraestructura?

Pediremos al Ministerio una compensación a la ciudad de Puerto Real, con el 1% cultural y el necesario traslado de una parte de la Depuradora que queda bajo el puente, y especialmente al Río San Pedro por los perjuicios que han producido las obras y que podría traducirse por ejemplo en la colaboración para el Soterramiento de las líneas de alta tensión que atraviesa la barriada. Pediremos además que no se escatime en las medidas de protección acústica para que los perjuicios se minimicen todo lo posible.

Llevamos años intentando poner un poco de razón en esta locura pero casi nadie nos ha escuchado.

Más argumentos contra el infausto segundo puente. Son artículos antiguos pero sólo habría que actuar el coste de la megaobra, ya que se ha hizo inflando desde los 270 millones iniciales hasta los más de 500 actuales.”, finalizó.

FUENTE: Ayto. de Puerto Real

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD