Iván Canca nos escribe un artículo para nuestra sección de “Tu Opinión”. Si queréis hacer como él, podéis escribirnos, con vuestros datos, a redaccion@puertorealhoy.es.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Como probablemente sabrán, el Ayuntamiento de Puerto Real se dispone a talar los eucaliptos del campo de fútbol del Virgen del Carmen. Se trata de ejemplares con algunas ramas que, ciertamente, pueden resultar peligrosas pero que quizá podrían salvarse con una poda que mejorara su estado. Por eso, en el pleno del mes de octubre la concejala de EQUO Verdes Puerto Real, mi compañera Vanessa Huerta, pidió que el ayuntamiento buscara la opinión de especialistas fuera de los técnicos municipales sobre la tala de estos ejemplares.

Buscar la opinión de peritos es algo habitual en otros ámbitos, no debería sorprendernos que se pida buscar una opinión externa cuando se trata de preservar ejemplares de árboles con el porte de los eucaliptos del Virgen del Carmen.

Como suele ser costumbre la respuesta del Concejal de Medio Ambiente, Carlos Salguero, fue un ataque más que una respuesta. Literalmente Salguero dijo “me sorprende que pidan un informe fuera de nuestros técnicos, es una cosa que el Equipo de Gobierno anterior hacía con costumbre, “no me gusta lo que dice mi técnico, busco la respuesta fuera””.

La respuesta de Salguero fue tendenciosa. Diciendo que pedir informes fuera del Ayuntamiento era una “costumbre”, como si se hiciera un mes sí y otro también. Algo rotundamente falso.

En la pasada legislatura fue necesaria una segunda opinión técnica fuera del Ayuntamiento, que yo recuerde, en dos ocasiones. La primera, para salvar el 80% de los pinos de la piscina municipal, ya que el informe del mismo técnico recomendaba la tala de todos los existentes en el complejo; se salvaron la mayoría de los pies y nada ha ocurrido. La segunda, para llevar a cabo el proceso de municipalización del servicio de limpieza de instalaciones municipales y colegios.

En el primer caso, el Ayuntamiento de SSP y EQUO consiguió salvar los pinos de un espacio emblemático; en el segundo, nos felicitamos ya en esta legislatura por garantizar un empleo digno para las mujeres del servicio de limpieza de las dependencias municipales. A Salguero, en este último caso, no parecieron molestarle las segundas opiniones.

Aun así, esto no es lo más lamentable del asunto. Plenos atrás, la propia alcaldesa se jactaba de haber provocado que ciertos técnicos municipales abandonaran el ayuntamiento. Según Amaya, en el Ayuntamiento de Puerto Real “ha habido técnicos que llevan años, se les ha mantenido, nosotros les hemos puesto alfombra roja y afortunadamente no están… y era imposible quitarlos… y la que te rondaré moreno…”

Entonces a ver si yo me aclaro, ¿el Sr. Salguero dice que está muy mal pedir una segunda opinión cuando un técnico del Ayuntamiento informa de algo y su jefa presume de haber dado puerta a técnicos municipales? ¿”y la que te rondaré moreno”? ¿Qué significa eso? ¿que el equipo de gobierno del PSOE y los Andalucistas presiona a técnicos del Ayuntamiento hasta que consigue que se marchen?

Sacralizar por un lado el trabajo de los técnicos y presumir de echarlos por otro ya no sé si es doble o triple moral.

Yo no voy a entrar a valorar a las personas que se han ido. Pues éste no me parece el foro adecuado para hacerlo. El Ayuntamiento tiene en general buenos técnicos. Pero incluso los buenos, como es el caso, pueden equivocarse como humanos que son. En un mundo tan especializado a veces es necesario la opinión de un técnico forestal en vez de un biólogo, o de un abogado especialista en lugar de un licenciado en derecho generalista. En ciertos casos pedir una segunda opinión a un técnico externo de diferente o mayor cualificación es absolutamente legítimo y necesario.

Si Salguero no quiere pedir un contrainforme sobre los eucaliptos es porque no le importan lo más mínimo, le da igual cargarse los árboles y carece sensibilidad ambiental. Y si tan seguro está de su tala, ¿qué problema hay en pedir un segundo informe? ¿Acaso esos árboles no merecen esa oportunidad?

Enhorabuena. Ya tiene su sitio en el panteón de los activistas del arboricidio de Puerto Real, junto a otros “ilustres” que no nombraré.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD