Una gran cantidad de Centros Educativos de Puerto Real, a través de la Asociación de Directores ASADIPRE, han dirigido una carta a las distintas autoridades educativas, así como a sus responsables políticos, tanto autonómicos como municipales, así como a las distintas familias del alumnado para expresar su preocupación a falta de un mes para el comienzo del curso escolar 2020/2021. En su misiva, los mismos afirman que “no podemos garantizar un entorno escolar seguro para el alumnado ni para los trabajadores de los centros educativos”. 

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

Dicha carta, firmada por los directores del EEI Elvira Lindo, EEI El Marquesado, EEI Viento del Sur, CEPER Inspector Francisco Poveda Díaz, CEIP Arquitecto Léoz, CEIP Juan XXIII, CEIP Reggio, CEIP El Trocadero, CEIP Reyes Católicos, Colegio La Salle Buen Consejo y CEPR Río San Pedro, consta de varios puntos, donde se repasan las necesidades, por ejemplo, de un Plan Reforzado de Limpieza y Desinfección para cumplir con los protocolos de “Medidas de Prevención, Protección, Vigilancia y Promoción de Salud, COVID-19” que exige la Junta de Andalucía.

No debemos olvidar que el uso de dependencias por varios grupos de alumnos y alumnas requiere de la limpieza y desinfección antes de un nuevo uso por otro grupo de alumnado. Pongamos por ejemplo los servicios para el alumnado: aunque se realice una distribución de los aseos del alumnado, nunca será inferior a una ratio de más de 50 niños y niñas por aseo, cuando no superiores al centenar. Igualmente con los servicios del personal docente y no docente que compone la plantilla del centro”, señalan en este primer punto.

Sobre el Plan de Actuación contra la COVID-19, los Centros Educativos tienen claro que las instrucciones de la Viceconsejería de Educación y Deporte establecen que “los centros docentes a través de la Comisión Permanente del Consejo Escolar, que actuará como Comisión específica COVID-19, elaborará un Plan de actuación COVID-19, recayendo la responsabilidad de la elaboración del mencionado plan sobre las direcciones de los centros. En este sentido, las direcciones de los centros no podemos responsabilizarnos del diseño, ni de las medidas sanitarias necesarias para afrontar una pandemia como la que sufrimos”.

Ante esto, exigen que “como condición imprescindible para asegurar un entorno escolar seguro, que la realización de dicho protocolo recaiga sobre personal o empresas expertas en protocolos sanitarios o, en su defecto, que el protocolo elaborado en cada centro reciba un visado de idoneidad por parte de la Inspección Educativa o de la unidad Prevención de Riesgos Laborales, y de la Secretaría General Técnica. Previo a ello, se hace necesario que el personal experto en protocolos sanitarios comunique a los centros el número máximo de personas que pueden constituir un grupo de convivencia. Este visado deberá ser previo a su aprobación por las direcciones escolares y a su traslado a las familias e información al alumnado, tal y como marca la instrucción decimoquinta. No podemos poner en marcha los centros sin la seguridad sanitaria necesaria”.

ASADIPRE también menciona la necesidad de tener antes del comienzo del curso todo el material higiénico sanitario necesario (mascarillas, termómetros, soluciones hidroalcohólicas, pantallas faciales, alfombras, etc.) necesario para prevenir los contagios y transmisión del virus.

Dicho texto también menciona la problemática de la distancia de seguridad entre el alumnado, ya que “la mayoría de nuestros centros, al no haberse reducido la ratio, ni contratado al profesorado necesario para realizar agrupaciones más pequeñas y/o no disponer de espacios en el centro, no podremos asegurar la distancia de seguridad que establecen las autoridades sanitarias. Ello implicará, en caso de apertura, que todo el alumnado de Educación Infantil y Primaria, así como el personal del centro deberán tener puesta la mascarilla durante toda la jornada escolar, algo que dificultará enormemente la práctica educativa en tan cortas edades, y que puede suponer también foco de infecciones en el alumnado”. Ante ello, los Directores también ha mostrado su indignación total “ante la ausencia de nuevas contrataciones en la etapa de infantil, por el cupo covid-19. Precisamente en esta etapa es donde más refuerzo de profesorado hace falta”.

Problemas de Comedores y Transporte

Y es que no solo en lo que a las clases y el centro respecta se prevén problemas a partir del 1 de Septiembre. Comedores escolares y aulas matinales insisten en que necesitarán de más personal así como una mayor limpieza y turnos para poder cumplir con los protocolos. Algo que se extrapola también al transporte escolar, ya que “se hace necesario que se tenga en cuenta las medidas de entradas y salidas escalonadas del alumnado que se establezcan en cada centro y que se amplíe el horario del transporte para poder garantizar el servicio al alumnado usuario”. 

Por no olvidar, dicen los directores, del material y equipo informático para profesores y alumnos, ya que, a su parecer, debe “de estar prevista la dotación inmediata de equipamiento informático no sólo al profesorado, sino para las muchas de las familias del alumnado que adolecen de equipos informáticos, conexiones a internet y habilidades específicas para el teleaprendizaje”.

“No es aceptable delegar toda la responsabilidad”

“Para conseguir un entorno escolar seguro se hace necesario el compromiso y la coordinación de todas aquellas instituciones y organismo públicos que los sustentan y le dan soporte”, sostienen desde ASADIPRE. “No es aceptable delegar toda la responsabilidad y la toma de decisiones en las direcciones de los centros, ni que asuman las responsabilidades derivadas de la omisión grave de algunas instituciones. Por otro lado, es necesario cambiar la mirada sobre la solución a los problemas de conciliación familiar que hasta ahora sólo recaen en la escuela, cuando debería ser una respuesta compartida por toda la sociedad y, especialmente, desde el mundo empresarial y laboral”, insisten.

Por ello, dentro de su apartado de conclusiones, los directores vuelven a afirmar que “no podemos garantizar la vuelta a las aulas de forma presencial en un entorno escolar seguro en las actuales condiciones de espacios e infraestructuras y con el personal del que disponemos”. Asimismo, afirman que “se hace necesario que desde las autoridades sanitarias o expertos de la Unidad de Riesgos laborales se especifique y traslade a los centros cuántas personas como máximo pueden formar parte de un mismo grupo de convivencia”.

“Si no se atienden estas medidas que entendemos de seguridad mínima sanitaria con el fin de no convertir a los centros educativos en epicentros de brotes epidemiológicos, con el consiguiente riesgo para la salud y la vida de cientos de personas, las directoras y directores entendemos que ante cualquier situación de contagio sobrevenida, los responsables del mismo no serían los directores y directoras de los centros, ya que no contamos con los recursos necesarios para afrontar esta situación, sino que dicha responsabilidad ha de recaer sobre la propia Administración, la cual sí dispone de los medios necesarios para facilitar la aplicación de los protocolos que han de ponerse en marcha al inicio de curso”, finalizan.

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD