Tras el comunicado enviado por EQUO Puerto Real a varios medios de comunicación, entre ellos Puerto Real Hoy, en referencia a la posible querella criminal que podría interponer Geregras (Asociación Nacional de Gestores de Residuos de Aceites y Grasas Comestibles), este medio decidió ponerse en contacto, días después, con el Secretario General y administrador de la misma, Carlos López.

López contestó a varias preguntas sobre Geregras y las medidas que están llevando a cabo los ayuntamientos de Sevilla, Puerto Real y San Fernando con respecto al uso de los aceites usados de cocina (UCO).

“Sí, se encuentra en su versión definitiva”, comentaba Carlos López, en exclusiva para Puerto Real Hoy, acerca de la querella criminal anteriormente mencionada. Sin embargo, durante el momento de la transcripción de esta entrevista, un Twitter enviado a @PuertoRealHoy, nos alertaba de la decisión de Geregras.

Una guerra abierta por el aceite usado, y tal y como manifestaba el secretario ante el Diario de Cádiz, “no es la primera vez que Puerto Real lo intenta. En 2012 ya lo hicieron”. Sin duda, es un beneficio para unos, y, desempleo y quiebra de locales para otros.

Geregras ha anunciado que recurrirá las bases de licitaciones del Ayuntamiento de Puerto Real e interpondrá una demanda ante el Juzgado de lo Contencioso Administrativo de Cádiz y Puerto Real, ante el Juzgado de lo Mercantil contra el Ayuntamiento, solicitando además una indemnización por daños y perjuicios.

Pese a ello, Carlos López aún sigue esperando una reunión con el Consistorio, la cual pidió. “La corporación local todavía no ha contestado. Hemos solicitado reunión por escrito y no la han atendido”, afirma.

En unas declaraciones anteriores, Beatriz Parrado, Concejala de Medio Ambiente del Ayuntamiento de Puerto Real, afirmaba que “en el Ayuntamiento somos los responsables, a través de la empresa BioUniversal, de esos aceites, de su trazabilidad y su destino, que es la conversión a biodiesel. Desconocemos el destino que le puedan dar al aceite otras empresas no autorizadas y sin licencia para ejercer esa actividad en Puerto Real. Se puede dar el caso de que el destino del producto incluso haga peligrar la salud pública”, algo a lo que contesta López.

“No, actualmente, los controles son muy exhaustivos, y no hay riesgo alguno de desvío a cadena alimentaria”, añade, antes de aludir al interés “meramente económico” del Consistorio de La Villa en este asunto.

López se queja de que “todavía no nos han facilitado el convenio suscrito con la adjudicataria”. Una adjudicación que recae sobre la empresa BioUniversal, y que fue elevado a la Junta Local en Diciembre de 2011, siendo llevado a Pleno en Octubre de 2012, y cuya acta pueden consultar aquí (Páginas, 16 a 28).

Un acuerdo que “obligan -a los hosteleros- a incumplir sus contratos vigentes con empresas gestoras autorizadas”, ya que el Ayuntamiento percibe un importe porcentual por la venta del aceite, quebrando “totalmente” el principio de libre competencia.

Carlos López también ha intentado ponerse en contacto con la Junta de Andalucía, con la que esperaba una “reunión urgente” antes de las vacaciones estivales.

“No se puede expropiar un bien con pretexto del Medio Ambiente y Seguridad Alimentaria cuando ese riesgo en la actualidad, no existe. No hay motivación razonada ni está acreditado el principio de mayor eficiencia o eficacia del sistema público sobre el privado”, prosigue López, quien reitera la situación que viven los locales dedicados a la hostelería y restauración.

“Sin duda, hostigamiento diario y continuado bajo apercibimiento de sanción”, añades antes de finalizar con una posible solución a todo este conflicto, que ya pasa por los tribunales de justicia.

“Nulidad de todo lo actuado. Mesa de trabajo con todos los agentes implicados para regular el sector UCO. La cadena de valor, de origen a destino final”, finaliza.